include
New Page 1

Menu
Menu

El Noble Profeta (saw)

Biografía


Hace 15 siglos, el 20 de abril del 570 de la era actual nació  un niño en la Meca, Ciudad de Arabia Saudita.  Este niño fue el noble Profeta Muhammad (SAW)  de la tribu de los Quraishe, descendiente directo del Profeta Ismael, hijo del profeta Abraham (SAW).
Quedo huérfano a una edad muy temprana, alcanzo la madurez haciendo gala de su veracidad, integridad y piedad.  Siendo reconocido en su tierra como el honesto y el sincero (Al Amin).  Con tan solo 20 años de edad tomo parte activa en un grupo social para proteger al débil, iniciando desde su juventud una lucha en defensa de los más necesitados.
Tres mil años antes de su nacimiento en su Ciudad Mecca fue construida la Ka’aba, por los Profetas Abraham e Ismael (SAW), templo para adorar al Dios único.  El cual posteriormente se convirtió en centro de idolatría con 360 ídolos.

Los árabes de aquella época eran paganos, violentos y bebedores, no existía la moral  en ellos puesto que enterraban vivas a sus hijas recién nacidas por la vergüenza de su nacimiento.

Se enorgullecían de tales males y proclamaban abiertamente su corrupción.  Por el contrario Muhammad (SAW)  quien llevo una vida de pureza, en esa sociedad corrupta siempre fue reconocido  hasta por sus mayores enemigos como una persona de intachable conducta.
El Sagrado Corán dice:

Diles: “Si Al-lah hubiese querido, no os lo habría recitado ni os lo habría dado a conocer. En verdad, he vivido entre vosotros una vida antes de esto. ¿No queréis comprender?”.
( capitulo 10 versiculo17)


1. Su meditación

Su meditación

La maldad y la degradación moral de su ciudad le entristecían intensamente, motivándolo a retirarse a una cueva en lo alto de una montaña llamada Hira.   Allí meditaba sobre la idolatría y los males de su pueblo, en este mismo lugar, el adoraba al único Dios, dedicando  algunas veces días enteros a la adoración.

2. Profetazgo

Profetazgo

A los 40 años recibió la primera revelación en la cueva de Hira, Al-lah le ordeno predicar la adoración  a un solo Dios y cambiar la vida de los hombres, exhortándolos al bien y  al abandono de todo mal.

3. Persecución

Persecución
Decir y aceptar la verdad no es fácil,  los habitantes de Meca se ganaban la vida del comercio que provenía de la adoración de ídolos, en el momento que el Mensajero de Dios, declaro ser Profeta, predicando la adoración a un solo Dios, mostrando que los ídolos eran obra del hombre, los cuales no podían compararse con El que cuida y cubre todas las necesidades de la humanidad: provoco la ira de los idolatras, iniciando una encarnizada persecución en contra de el y los primeros creyentes. Las torturas y masacres llegaron a los niveles mas altos de brutalidad, amarrando las extremidades de los creyentes a dos camellos los que corrían en dirección opuesta, desmembrando a la victima en pedazos. Las torturas, persecuciones y los intentos de asesinar al Mensajero de Dios, obligaron a los creyentes y al Profeta (la paz de Dios sea con el), a emigrar a la ciudad de Medina. Mas sin embargo los enemigos de la verdad de Dios, les persiguieron y atacaron en varias ocasiones durante muchos años.

Retorno a la Meca
Con la ayuda y gracia Divina, Mohammad el Mensajero de Dios (la paz y bendiciones sean con el), siempre salio victorioso, el Islam progreso y todos los planes de los enemigos fracasaron. Ocho años después de su emigración, hizo su regreso triunfante a su ciudad natal Meca, acompañado de 10,000 creyentes, tomando la ciudad sin derramar una sola gota de sangre. La gente de Meca estaba temerosa del trato que podían recibir como consecuencia de las masacres que habían cometido, pero después de reunir a todos los enemigos, el Profeta de Dios dijo: Soy el mensajero de paz para el mundo, amo a la humanidad y soy enemigo de la tiranía y persecución, por lo tanto; OH habitantes de Meca; hoy os digo que no seréis castigados, a condición que no luchéis mas, podéis practicar la religión que deseéis y nadie os interrogara por lo que hicisteis. El noble comportamiento del Profeta Mohammad (la paz de Dios sea con él), logro que los enemigos dieran testimonio que no hay otro Dios mas que Allah y que Mohammad es Su mensajero. Este ejemplo de perdón no tiene igual en toda la historia humana, pues amar y perdonar a los amigos y seres queridos es fácil, pero amar y perdonar a enemigos sangrientos, teniendo la OPORTUNIDAD de vengarse, es muy difícil. El Profeta Mohammad (la paz de Dios sea con él), mostró un excelente carácter hacia los enemigos, dejando un bello ejemplo a toda la humanidad. Dios Alabado Sea dice en el Sagrado Corán: “Oh Mohammad posees ciertamente excelentes cualidades morales”.

El fundador de la Comunidad Musulmana Ahmadía, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad, discípulo fiel del Mensajero de Dios, dijo:

Siempre me causa admiración el rango exaltado que posee el Profeta árabe, cuyo nombre es Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él). No es posible concebir la magnitud de su rango, ni pueden abarcarse sus sublimes cualidades. Más por desgracia, aun no se ha reconocido debidamente su categoría. Fue este hombre valeroso el que restituyo la unidad de Dios la cual había desaparecido de la faz de la tierra; quien amo a Dios intensamente y quien se entrego en piedad a la humanidad. Por ello Dios quien conocía las intimidades de su corazón le otorgo un rango elevado sobre todos los Profetas, personas del pasado y del futuro, haciendo realidad sus deseos en el curso de su vida.

El Noble Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él), practico lo que había enseñado y ordenado a los demás, sufrío y padeció por la causa de Dios, falleciendo a los 63 años, después de dedicar la totalidad de su vida a la predicación de la adoración a un solo Dios, dejando con su ejemplo, un bello mensaje de paz y armonía para la humanidad entera.

Su moralidad

Aisha, su esposa (que Dios este complacido con ella), quien le conocía íntimamente, resumió el carácter del Mensajero de Dios, diciendo que su moral, era el Corán andando, queriendo decir que su vida fue una representación exacta de las enseñanzas coránicas.

El Profeta Mohammad (la paz y bendiciones de Dios sean con él), amaba profundamente a sus amigos y siempre fue generoso con sus enemigos. Consideraba al mundo como un lugar en el que estamos de viaje.

Dijo en una ocasión:

“Mi caso es como el de un viajero que se detiene al medio día bajo la sombra de un árbol para descansar un instante, antes de continuar su viaje”

No anhelaba riquezas ni poder, pues a pesar que tuvo el poder de un Rey en toda Arabia, solo tenía una cama y un recipiente con agua en su habitación, viviendo con humildad a pesar de disponer de grandes riquezas, las cuales siempre repartió entre los pobres.

Amo intensamente a su Creador y a Sus criaturas, su vida fue un excelente modelo para toda la humanidad.

La paz y bendiciones de Al-lah sean con el.

 



Islam.org.gt | © Copyrights 1996-2017 Página Portal - Xentra.com