include
New Page 1

Menu
Menu

La unidad de Al-lah


El eje central alrededor del cual la doctrina entera y las enseñanzas del Islam giran es la unicidad de Dios. De este concepto deriva la unidad del universo, del hombre y de la vida. El objetivo del Islam es establecer un equilibrio y formar una armonía en la relación entre el hombre y Dios y el universo a través de ajustes beneficiosos.

El Sagrado Corán insiste sobre la unicidad de Dios y de manera enfática condena cualquier doctrina o idea o concepto que pueda de forma directa o indirecta tender a asociar con Dios cualquier otra cosa o ser como compañero o igual.
1.Di; Él es Allah, el Único.
2.Allah, el Absoluto e Implorado por todos.
3.No engendra ni es engendrado;
4.Y no hay nadie que sea igual a Él. (112:2-5)

Hay que observar que la palabra “Allah” es el nombre propio de Dios y no se deriva de “ilah” que significa Dios. Por supuesto Allah es Dios, pero la palabra no significa meramente que Allah es Dios excluyendo cualquier otro Dios. Los académicos occidentales no han sabido apreciar correctamente esta distinción y erróneamente han asumido que “Allah” significa “Dios” en vez de “un Dios”. De hecho no existe relación etimológica entre “ilah” (Dios o un Dios) y “Allah” que es el sustantivo de Dios. Para apreciar la yuxtaposición empleada por el Corán en este aspecto, es necesario tener la distinción en la mente. Dios es “ilah” y no hay otro “ilah” además de Él, y su nombre es Allah. Como, por ejemplo, “Allah es El solo, Dios Único.” (4:172) El Corán, como otras escrituras enseñan, “Vuestro Dios es el Dios Único.” (16:23) y revela que Allah es su nombre propio.

Después procede a poner énfasis sobre la unicidad de Dios, expone sus atributos y explica e ilustra cómo funcionan. El objetivo principal de toda revelación es resaltar este concepto de Dios, es decir, El es uno (único) sin igual ni compañero y que toda adoración, gloria y alabanza y obediencia son para Él sólo. Dios es el objeto del más profundo amor y devoción. La finalidad de la creación del hombre es buscar Su proximidad, cumplir Su voluntad en todo para ganar Su aprobación y convertirse en manifestación de sus atributos, es decir, en Su imagen. (51:57) Él es la fuente de todo bien, todo proviene de Él y todo depende de Él. Él es independiente y no necesita ayuda o asistencia de nadie ya que todos los medios proceden de Él y nadie existe o subsiste al margen de Su autoridad.

“Él envía a los ángeles con la revelación por Su mandato, a quien Le place de Sus siervos, diciendo: “Advertid a la gente que no hay más dios que Yo, por lo que debéis temerme sólo a Mi.” (16:3)

Este concepto esta reforzado por varios argumentos, por ejemplo:

“Allah no ha tomado para Si ningún hijo, ni hay ningún Dios junto a Él; en ese caso cada dios se habría apropiado de lo que hubiese creado y algunos de ellos ciertamente habrían dominado sobre otros. ¡Glorificado sea Allah por encima de cuanto le atribuyen!

¡Conocedor de lo invisible y lo visible! Exaltado sea Él, pues, por encima de todo lo que asocian.” (23:92-93)

La mitología nos proporciona ejemplos claros de la confusión y caos que prevalecerían si existiese una pluralidad de dioses. No existirían ni la certeza ni el orden, ni consecuentemente, ningún tipo de bien. El hombre y el universo en vez de ser manifestaciones de la bondad Divina estarían involucrados en un espectáculo caprichoso y cruel y en vez de progresar paso a paso hacía la perfección se destruirían a grandes pasos.

“Si hubiese habido en ellos (los cielos y la tierra) otros dioses además de Allah, ciertamente ambos habrían terminado en caos. Glorificado, pues, sea Allah, el Señor del Trono, por encima de lo que ellos Le atribuyen.” (21:23)

Dios constantemente ha afirmado y mostrado testimonio de Su existencia, Su unidad y sus diversos atributos y revelado estos a la humanidad en cada etapa hasta el punto en que la humanidad necesitaba conocerlos para el cumplimiento de la vida en todas sus dimensiones. El descubrimiento de todo esto no se dejó al hombre solo. De haber sido así innumerables generaciones habrían perecido antes de que un concepto de Dios, incluso remotamente cercano a la realidad, hubiese surgido.

“Allah es testigo de que no hay dios sino Él – y también lo son los angeles y quienes poseen sabiduría – y son firmes en la justicia; no hay más Dios que Él, el Poderoso, el Sabio.” (3:19)

El Corán no sólo excluye la idea de que Allah tiene iguales, sino también excluye la idea de que tenga un hijo, excepto en el sentido puramente metafórico en que toda la humanidad somos sus hijos y en el que los que se dedican a solucionar conflictos (“los pacíficos”). En la religión cristiana las personas buenas son nombrados en la Biblia “hijos de Dios” (San Mateo 5:9).

Dios es Eterno, Omnisciente, quien todo lo oye, Creador de todo cuya autoridad se extiende sobre todas las cosas. Atribuir un hijo a Dios, en cualquier sentido menos en el puramente metafórico, supondría una negación de su unicidad y en efecto una negación de Su Divinidad

“En verdad, Allah es el sólo Dios Único. Lejos está de Su Santidad que haya de tener un hijo. A Él pertenece lo que hay en los cielos y la tierra. Y Allah es suficiente como Protector.” (4:172)

Dios no es solamente el origen de todo, Él es el Creador, Él que todo lo hizo quien da a cada cosa su forma y ejerce control sobre el universo en todo momento.

“Allah es el Creador de todas las cosas y es el Guardián de todas lasa cosas. A Él pertenecen las llaves de los cielos y la tierra.“ (39:63-64)

Todos Sus atributos son eternos. Ninguno de ellos cae en el desuso. Su atributo como Creador está activo en todo momento.

“Allah origina la creación; y después la repite; más tarde, a Él seréis devueltos.” (30:12)

“Y a Él pertenece todo lo que hay en los cielos y en la tierra. Todos le obedecen.

Él es origen de la creación, después la repite y es algo sumamente fácil para Él. Suyo es el ejemplo más sublime en los cielos y en la tierra; pues Él es el Poderoso, el Sabio.” (30:27-28)

Él crea y perfecciona, diseña y guia.

“Quien crea y perfecciona. Quien designa y guía.” (87:3-4)

Él ha dado a cada cosa su forma apropiada y permite que cada cosa cumpla con su razón de ser y ha dirigido cada cosa hacía su debida función.

“El (Moisés) dijo, “Nuestro Señor es Quien dio a todo su forma correcta y después lo guió a su función adecuada.” (20:51)

Él es el origen de la vida y de la muerte, (53:45) y todas las cosas tienen su ultimo destino en Él. (53:43)

“Pues a Allah pertenece el reino de los cielos y la tierra; y Allah tiene poder sobre todas las cosas.” (3:190)

Habiendo creado el Universo y todo lo que en él se halla, Él no lo descuidó, no abdicó Su control sobre él. Nada puede continuar su existencia excepto con Su apoyo constante.

“Diles, ¿En manos de Quien está el dominio sobre todas las cosas y Quien protege, pero contra Quien no hay protección, si es que lo sabéis?” (23:89)

La naturaleza y todos sus fenómenos, la vida y todas sus exigencias incluyendo su fin, todo ha sido creado según la sabiduría Divina, obedece sus leyes y está bajo su control. (21:34, 36:38-41, 67:2-5)

Dios lo regula todo y claramente explica sus signos (ayas) para que el hombre pueda tener firme creencia en la comunión con Él y en su responsabilidad ante Él. (13:3) Los diferentes atributos de Dios han sido explicados en el Corán en varios contextos. Él perdona los fallos y las debilidades, acepta el arrepentimiento; Él juzga e impone penitencias. Él es el Señor de todo bien. A Él todo regresa. (40:4)

Sus atributos principales, con los cuales todos los demás están relacionados, son mencionados en las primeras líneas del Corán. Él es el Creador y Sustentador de todos los mundos y los conduce etapa por etapa hacía la perfección. Él es el Misericordioso (Al-Rahim) que ha hecho provisión para que la creación del hombre y el universo puedan cumplir su razón de ser. Él es el Clemente (Al-Rahman) que hace que las acciones justas sean seguidas por resultados beneficiosos. Él es el Señor del Día del Juicio Final. (2:4)

La distinción entre el Misericordioso (Ar-Rahman) y el Clemente (Al-Rahim) es que el primero connota este aspecto de la Gracia de Dios que precede y es independiente de toda acción humana, mientras el segundo hace referencia a la Gracia Divina que hace que las acciones justas tengan resultados beneficiosos. Es decir que el primero actúa sin intervención del hombre y el segundo depende de la actuación del hombre.

Se debe destacar también que el cuarto atributo describe a Dios como Señor del Día del Juicio Final y no meramente como juez. Es cierto que el funcionamiento de todos los atributos Divinos sigue los requerimientos de la justicia, pero la aplicación de la justicia abre un gran abanico para la entrada en acción de los demás atributos como la Misericordia, la Bondad y el Aprecio. Es un error pensar que la justicia exige que cualquier fallo u ofensa reciba un castigo, o un grado o tipo de castigo, y al mismo tiempo que restringe la recompensa a una escala proporcional con la acción o calidad que merece apreciación. La justicia exige que todos tengan su merecido, es decir, que ninguna penalidad sea demasiado severa, y que nadie reciba una recompensa, remuneración o compensación por debajo de lo que se merece. La reducción de un castigo, o su total remisión, no es inconsistente con la justicia, ni tampoco la multiplicación de la recompensa, en contra del espíritu de la justicia. La Misericordia y Gracia de Dios no tienen límite. De hecho, Dios no castiga cada ofensa; hay muchos fallos que perdona por completo. (42:31) Su ley es que Él corrige donde la corrección es necesaria para efectuar una reforma, pero Su misericordia cubre todas las cosas.

El tema de los atributos Divinos es muy extenso y el Corán lo explica con una gran variedad de detalles. De hecho cada uno de ellos sería materia suficiente para un capítulo entero. Como ilustración de cómo el Corán se aproxima y trata los varios aspectos de los atributos Divinos quizá sería suficiente concluir con las siguientes citas del Corán

“Allah; no hay otro Dios sino Él, el Viviente, el que subsiste por Si mismo y Sostiene Todo. No se apoderan de Él ni el sopor ni el sueño. A Él pertenece cuanto hay en los cielos y cuanto hay en la tierra. ¿Quien es capaz de interceder ante Él si no es con Su permiso? Él conoce lo que es delante y lo que es detrás de ellos y a ellos no abarcan nada de Su ciencia salvo lo que Él quiere. Su Trono se extiende sobre los cielos y la tierra y su cuidado no Le supone preocupación alguna; y Él es el Altísimo, el Grande.” (2:256)

“Allah es la Luz de los cielos y la tierra. Su luz es semejante a un hornacina brilliante en la que hay una lámpara. La lámpara está en un vaso. Él vaso es como una estrella brillante. Se enciende con un árbol bendito – el olivo – que no está ni a Oriente ni a Occidente, cuyo aceite podría alumbrar aun cuando no tocara el fuego. ¡Luz sobre luz! Allah guía a Su luz a quien desea. Pues Allah presenta parábolas a los hombres y Allah sabe perfectamente todas las cosas.” (24:36)

“Él es Allah. No hay más dios que Él, el Conocedor de lo invisible y de lo visible. Él es el Clemente, el Misericordioso.
Él es Allah y no hay dios fuera de Él, el Soberano, el Santo, la Fuente de Paz, el Dador de Seguridad, el Altísimo, Santo es Allah, mucho más allá de lo que Le asocian.
Él es Allah, el Creador, el Hacedor, el Modelador. Suyos son los nombres más bellos. Todo lo que hay en los cielos y la tierra Le glorifica, pues Él es el Poderoso, Él Sabio.” (59:23-25)

“No comparéis pues a nadie con Allah. En verdad Allah sabe lo que vosotros ignoráis.” (16:75)


Islam.org.gt | © Copyrights 1996-2017 Página Portal - Xentra.com